ISOTIPO-JUBILO

Todo lo que debes saber antes de hacer una mudanza internacional

Una mudanza internacional es un proceso muy complejo, mucho más complejo que cualquier otro tipo de mudanza, para que te hagas una idea. Esto porque a la planificación de la misma se le suman factores como el de incluir un medio de transporte internacional, como barco o avión, el paso por aduanas y las normativas reguladoras de un nuevo destino que quizá conoces poco.

Una mudanza internacional es un proceso muy complejo, mucho más complejo que cualquier otro tipo de mudanza, para que te hagas una idea. Esto porque a la planificación de la misma se le suman factores como el de incluir un medio de transporte internacional, como barco o avión, el paso por aduanas y las normativas reguladoras de un nuevo destino que quizá conoces poco.

Para ayudarte a llegar a  tu nuevo hogar sin morir en el intento, hemos elaborado una lista con todo lo que debes saber al momento de planificarla, con la ayuda de los expertos en mudanzas internacionales de Mediterráneo Express.

¿Qué implica una mudanza internacional?

Cuando una persona o familia necesita mudarse a otro país, muchas veces, incluso, a otro continente, necesita transportar sus pertenencias por barco al país destino, por lo que se  considera una mudanza internacional marítima.

Esto, por supuesto, también implicará un segundo medio de transporte, que por lo general es el terrestre, para poder transportar nuestras pertenencias desde el punto de partida hasta el barco, y luego a la inversa en el lugar de destino.

Además, también se tiene que tomar en cuenta que en esta mudanza, aduana intervendrá, por lo que debemos estar preparados con la documentación necesaria para declarar ante las autoridades y que no nos retengan nuestra carga a razón de alguna irregularidad.

Por último, debemos aclarar que esto se diferencia mucho de lo que se conoce como transporte de mercancías, ya que la misma persona que envía la carga, será la que la recibe en el punto de destino. Así, para garantizar que esto suceda, se requerirá que la persona esté presente al momento de la recepción de la carga y que además, pueda demostrar que se trata de un cambio de residencia definitivo.

Los diferentes tipos de mudanzas internacionales: mudanzas puerta a puerta y mudanzas puerta a puerto

También es importante conocer los tipos de mudanza que tenemos a nuestra disposición para escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades:

  • Mudanza puerta a puerta

Como su nombre lo indica, la mudanza puerta a puerta es aquella en la que la recogida y la entrega se hacen en un código postal, es decir, en la puerta de la casa del cliente.

En el punto de origen, el transportista dejará el contenedor en la puerta de tu casa para que puedas cargar tus pertenencias, dejando a tu decisión si lo harás tu mismo o utilizando algún servicio de embalaje y carga adicional. Luego de esto, se proceder al traslado de la carga hasta el punto de destino, en la puerta de tu nuevo hogar.

En este tipo de mudanzas el transitario se encarga de los trámites aduaneros tanto en origen como en destino, por lo que puedes prescindir de la figura del agente de destino. Esto quiere decir que te ahorras intermediarios y otras complicaciones. Por esto es que es el servicio de mudanzas internacional es el más recomendado.

  • Mudanzas puerta a puerto

En este tipo de mudanza, el servicio se ofrece hasta el punto en el que la carga llega al puerto de destino, quedando de parte del cliente el resto del proceso de traslado.

Por lo general, en ello interviene un agente de carga en destino, que es quien también se hace cargo de los tramites en el despacho de aduanas y de la liquidación de los gastos a pagar en destino. Así, una vez pasado el despacho y liquidados los gastos, la mudanza esperará lista por el cliente en el puerto acordado.

Despacho en aduanas

Uno de los puntos que generan más nervios y expectación en los clientes es el paso de la carga por aduanas, ya que aquí se hará un análisis minucioso de la misma y se deberá pagar las tasas correspondientes. Así, si algún documento falta o se encuentra alguna irregularidad, esto podría acarrear costos extras, más papeleo, e incluso la retención de la carga.

Muchas empresas, y dependiendo del servicio que se haya contratado, se encargan de todo este tramite garantizándote entregar la documentación correcta, que todo este bien durante la verificación y que tu envío sea liberado sin importunos.

Sin embargo, si eres tu quien debe encargarse de ello o quieres tener una noción de lo que necesitarás aportar al agente encargado, aquí tienes la lista de documentos requeridos:

  • Packing list: es una lista en la que se detalla todo lo contenido en la carga; algo así como una declaración jurada del valor de tu mudanza. Asimismo, cada paquete deberá estar identificado con una descripción de su contenido (por ejemplo: “libros y discos”), sus medidas, su peso y su valor. Y no te olvides del volumen, peso y valor total de todo el conjunto.
  • Autorización de despacho: es un documento que te proporcionará la agencia de transporte seleccionada y que debe ir firmada por ti, permitiendo el despacho de tus pertenencias.
  • Copia del DNI o NIE y copia del pasaporte.
  • Condiciones de contratación: se trata de un documento firmado por ti en el que consten las condiciones del servicio de transporte marítimo internacional que estás contratando.

El paso a paso de una mudanza internacional

Ya una vez que has contratado el servicio de tu elección, comenzará el proceso de planificación y ejecución, para el cual sería bueno que te guiarás por esta serie de pasos:

3-4 meses antes de la mudanza

  • Establece un calendario de mudanza: establece las fechas en las que iniciarás la mudanza y en la que planeas ir recibiendo tu carga.
  • Comienza a alistar todos los documentos que necesitas para entrar y residir en tu nuevo país: contrato de trabajo, documentación, seguro de vida y salud, etc.
  • También debes dejar listo todo lo relacionado a tu viaje, las fechas, pasajes, pasaporte y demás.

2 meses antes de la mudanza

 Tramita el traslado de todos documentos importantes, como títulos universitarios, certificados, notas, y no olvides los de tu familia también.

  • Echa mano a tus pertenencias y decide que llevarás contigo y que reemplazarás en tu nuevo destino. Las mudanzas son una gran oportunidad para deshacernos de cosas que hace tiempo que ya no usamos, que quizá no nos vayan a ser de utilidad en el nuevo destino o que podemos regalar, revender o donar y luego reemplazar fácilmente en nuestro nuevo país de residencia.
  • Una vez decidido que muebles viajarán contigo, debes calcular el volumen total de tu mudanza.
  • Elige tu empresa de mudanzas. Para ello deberás buscar información y recomendaciones sobre varias opciones, pedir presupuesto y comparar tus alternativas hasta dar con la que mejor se ajuste a ti. Aquí también deberás decidir que servicios contratarás, si quieres que la agencia se encargue de todo o harás algunas tareas tu mismo.
  • Infórmate sobre todo lo que necesitarás para hacer tu mudanza, sobre todo si deseas transportar material susceptible o mascotas.
  • Cancela los suministros de hogar de tu casa
  • Obtén copias de los siguientes documentos oficiales:
    • Pasaporte
    • DNI
    • Certificado de nacimiento
    • Libro de familia
    • Carné de conducir
    • Certificado de matrimonio
    • Calificaciones escolares
    • Referencias laborales
    • Informes médicos
    • Informes penales
  • Ten listo todos los requisitos de la aduana por la que pasará tu carga.

1 mes antes de la mudanza

  • Establece una fecha para la mudanza con la empresa contratada
  • Solicita los permisos de mudanza necesarios en caso de que la empresa de mudanzas no lo haga
  • Comienza el embalaje de tus pertenencias. Obtén cajas de mudanza para empaquetar tus pertenencias. Empieza a empaquetar y a numerar las cajas y se muy cuidados con tus objetos delicados.
  • Haz limpieza de tu casa y de todos los armarios

1 semana antes de la mudanza

  • Empieza a hacer las maletas, asegurándote de incluir en ellas lo que necesitarás los primeros días, antes de que el resto de tus muebles lleguen a casa.
  • Prepara un botiquín con medicinas
  • Consume o tira cualquier alimento perecedero que puedas tener en la nevera y ponla a descongelar

Día de la mudanza

  • Haz un inventario con pruebas fotográficas del estado de todas tus pertenecías para poder reclamar cualquier daño ocasionado durante la mudanza, fírmalo y asegúrate de que la empresa de mudanzas lo apruebe.
  • Marca los objetos frágiles e importantes
  • Cierra el gas, la luz y el agua.
  • Comprueba que no dejes nada en tu antiguo hogar.

En tu nuevo hogar

  • Comprueba que todos los servicios se encuentren funcionando de forma eficiente en tu nuevo hogar.
  • Da instrucciones a la empresa de mudanzas sobre dónde deben colocar tus muebles
  • Asegúrate de que nada se haya extraviado o dañado durante la mudanza
  • Empieza a desempaquetar las cajas y organizarlo todo en el nuevo espacio

Después de la mudanza

  • Devuelve las cajas de mudanza vacías si la empresa de mudanzas te las ha prestado
  • Comienza con tu nueva vida en tu nueva casa: contrata tu seguro médico, inscribe a los niños en la escuela, abre nuevas cuentas de banco, conoce a los vecinos, etc.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones