Adquiere marisco de buena calidad

Cuando se trata de comer bien la gente siempre quiere contar con productos que tengan buena calidad y es por ello que la mayoría elige el marisco.

Es cierto que los médicos recomiendan no ingerir marisco cada dos por tres pero se trata de un alimento que aporta muchos nutrientes.

Pero, ¿se puede adquirir marisco en cualquier lugar o hay que comprarlo en un establecimiento que aporte confianza?, pues por supuesto la segunda opción siempre va a ser la más conveniente.

Si vas a comprar marisco ten en cuenta esta información

Hay usuarios que a la hora de adquirir marisco se hacen esta pregunta: ¿puedo comprarlo congelado o hay que adquirirlo descongelado?

Pues, lo primero que tienes que saber es que, si has adquirido marisco descongelado previamente, no podrás volver a congelarlo porque, en el caso de que lo hagas, se acabaría estropeando.

En el caso de que tengas pensamiento de ingerirlo de inmediato, vas a tener que adquirir el producto congelado con el fin de que aguante unos días más.

Quienes tienen mucha experiencia en el mundo del marisco como es Marisco Galego, comprenden que los clientes siempre quieren adquirir productos que sean frescos y que cuenten con una excelente calidad.

Los expertos en el mundo del marisco advierten a los consumidores que se fijen en los ojos de los mariscos que vayan a adquirir porque han de estar algo salidos y en ningún momento deben de encontrarse hundidos.

¿Qué podría ocurrir en el caso de que estuvieran los ojos hundidos?, pues esto significaría que el producto está en mal estado y no hay que comprarlo.

Cocinar marisco no es sencillo

Los lectores y los consumidores han de tener en cuenta que no se puede adquirir el marisco de cualquier manera y, antes de comprarlo y llevarlo a la mesa, hay que analizarlo detenidamente.

Existen recetas muy buenas en internet para cocinar el marisco de forma correcta y en este artículo vais a tener información sobre alguna que otra para que los platos que hagáis os salgan buenos.

En el caso de que adquieras marisco que sea fresco, tendrás que cocerlo una vez que lo hayas comprado y si adquieres marisco congelado, tendrás que dejarlo descongelar en la nevera.

Los consumidores tienen que saber que, a la hora de cocer marisco, se sumerge en agua que esté hirviendo y el contraste de la temperatura va a provocar un parón en la cocción del producto.

Los expertos en el mundo del marisco aconsejan a los consumidores no utilizar mucho laurel porque puede acabar enmascarando el sabor del producto.

Existe una opción muy sencilla y tiene que ver con dejar hervir el agua durante unos 10 minutos con algunos trozos de limón porque aporta algo de más brillo y potencia su sabor.

¿Quieres conocer recetas con marisco?

Posiblemente muchos de los que estáis leyendo este artículo hayáis comprado recientemente algo de marisco pero no sepáis muy bien cómo tenéis que cocinarlo o si hay alguna receta específica para sacarle el mayor partido al producto.

En este artículo se va a facilitar la receta de las almejas a la marinera y para prepararla hay que adquirir unas 40 almejas, 3 dientes de ajo, hay que utilizar 3 cucharadas soperas de harina, perejil, agua, aceite de oliva y vino blanco.

Pero, ¿el consumidor cómo puede elaborar este plato?, pues de una forma muy sencilla y es que tendrá que poner en una sartén el aceite, tendrá que echar los ajos picados y empezará a dorarlos.

Tendrá que echar un poco de vino blanco, harina, el perejil además del producto estrella que serán las almejas más el agua.

El consumidor tendrá que dejar cocer las almejas y, en el momento en el que se vayan abriendo, las deberá de cocer durante 5 minutos y las podrá servir.

Aquí tienes otra receta más

En el caso de que hayas adquirido en el mercado o tu pescadería de confianza gamba roja, has de saber que podrás cocinarla al ajillo.

Para elaborar esta receta solamente necesitarás unas 24 gambas rojas terciadas además de 6 dientes de ajo, guindilla si quieres, perejil y aceite de oliva virgen extra.

El consumidor deberá de pelar las gambas dejando la cabeza con el fin de que no se separe del cuerpo en el momento en el que se vayan a cocinar.

Hay que utilizar una cazuela de barro y en ésta hay que poner algo de aceite además del ajo y la guindilla y, en el momento en el que el ajo comience a bailar, se añadirán las ganas y se empezarán a cocinar a fuego medio durante 2 minutos.

En el caso de que quieras, podrás añadirle el perejil picado con el fin de darle un toque más apetecible al plato pero, en este caso, ocurre como con la guindilla, es decir, si quieres lo puedes utilizar y si no no.

Comparte
Últimas publicaciones

Consume aceite de oliva

¿Eres de consumir aceite de oliva o lo añades en las ensaladas?, pues tienes que saber que no hay mejor