10 trucos para limpiar el baño y dejarlo reluciente

La limpieza del baño es una de las tareas del hogar más repudiadas. Pero en este artículo vamos a intentar hacerla más llevadera posible al darte un total de 10 trucos que te serán de ayuda para dejar el baño reluciente.

  • Despeja el camino

El primer paso a la hora de limpiar el baño es despejar todas las superficies de artículos de higiene o belleza. Es habitual tener en la ducha el champú, el gel o la mascarilla es por eso recomendable antes de comenzar con la limpieza quitar de en medio todos los artículos. Además, hay que indicar que en muchos de estos productos puede que se haya acumulado polvo por lo que cuando los quites te recomendamos pasar una bayeta por ellos.

  • Limpia el baño con guantes de látex

Antes de ponerte manos a la masa te recomendamos hacerte con unos guantes de látex o de nitrilo. Con este accesorio podrás proteger tus manos de los químicos que suelen contener los productos de limpieza que pueden irritar tu piel. Pero además con los guantes podrás enfrentarte a las superficies más sucias con menos escrúpulos.

  • Utiliza diferentes productos

Es totalmente recomendable utilizar diferentes productos de limpieza en función de la zona a limpiar o el tipo de material, ya que por ejemplo no es lo mismo limpiar el espejo del baño que los azulejos.  “Para la limpieza del baño es recomendable utilizar un limpiador antical para eliminar los restos de cal y jabón habituales en esta estancia y poder devolver el brillo al aseo. Nunca viene mal un limpiacristales y un limpiador multisuperficie”, indican desde Stocknet, tienda online de venta de todo tipo de productos de limpieza, papel y maquinaria de limpieza.

  • Usa lejía para las juntas de los azulejos

Es habitual que en las juntas de los azulejos se acumule suciedad y a la larga por la humedad suele aparecer moho. Para evitarlo te recomendamos aplicar un poco de lejía en las juntas, dejarla actuar y al poco tiempo aclarar. De esta manera se limpian los azulejos con gran facilidad y se consigue llegar hasta las juntas.

  • Cuidado con la alfombrilla antideslizante

Si tienes una alfombrilla antideslizante en la ducha o bañera tienes que tener cuidado porque suele almacenar gran cantidad de suciedad y suele potenciar la aparición de moho. Es importante quitarla cuando se vaya a limpiar la ducha o bañera, frotar bien por debajo y limpiar la propia superficie de la alfombrilla.

También cada vez que se haga uso de la ducha es recomendable aclarar la alfombrilla para evitar que se acumulen restos de jabón, productos de higiene o suciedad. Y es que la prevención es el mejor consejo de limpieza.

  • Aplica desinfectante una vez a la semana en el inodoro

El inodoro es uno de los puntos clave en la limpieza de los baños, ya que en el retrete se acumulan muchos gérmenes y bacterias. Para tenerlo siempre limpio es aconsejable no sólo limpiarlo cuando se limpia el baño, si no que hay que mantenerlo limpio constantemente. Para ello, al menos hay que aplicar desinfectante una vez a la semana. Así, se aplica el desinfectante y se deja actuar durante unos minutos y después se frota con la escobilla.

Pero como decimos esta labor es sólo de mantenimiento. Cuando limpies el baño al fondo no sólo tendrás que limpiar el interior del inodoro, también el exterior como la tapa, el asiento o el pulsador.

  • Limpia la mampara después de cada ducha

Mantener la mampara de la ducha limpia sin restos de agua o jabón es una tarea bastante complicada. Pero con este truco te será mucho más fácil y además es bastante sencillo de aplicar. Y consiste básicamente en limpiar la mampara después de cada ducha. Así, tan sólo tendrás que aplicar agua y utilizar una espátula limpiacristales para evitar manchas o que se seque el agua mal.

  • Aplica una mezcla casera en el espejo del baño

El espejo del cuarto de baño es normal que se ensucie con facilidad con salpicaduras de agua, restos de jabón o pasta de dientes. También es habitual que se empañe con el vapor del agua caliente de la ducha o la bañera. ¿Y cómo evitar esto y a la vez limpiarlo? Con una mezcla a base de vinagre y agua. Puedes realizar una mezcla de estos dos productos en un pulverizador para poder aplicar con mayor facilidad. Después tan sólo tendrás que secar el espejo con la ayuda de un trapo.

  • Ten cuidado con las mezclas

En el truco anterior te aconsejábamos realizar una mezcla a base de vinagre y agua para limpiar el espejo del baño. ¡Pero cuidado! Hay que ser muy cuidadoso con las mezclas de productos químicos porque pueden producir intoxicaciones o incluso la muerte.

Una mezcla que hay que evitar en cualquier caso es la de lejía y amoniaco, ya que puede ser letal. Y es que la mezcla produce una reacción química que genera un gas llamado cloramina que es altamente tóxico y corrosivo. Si quieres conocer qué hacer en caso de mezclar estos dos productos o los síntomas que produce en el cuerpo te recomendamos leer un artículo de Mundo Deportivo titulado ‘Qué pasa si juntas lejía y amoniaco’ que puedes leer haciendo clic aquí.

  • No te olvides de la escobilla

Cuando se limpia el baño la escobilla es un elemento que se suele olvidar pero que almacena gran cantidad de suciedad, gérmenes y bacterias. Además, como este artículo sirve para limpiar el retrete es importante desinfectarlo cada cierto tiempo, tanto la escobilla como su cubilete. Para desinfectar la escobilla puedes sumergirla en lejía durante 10 minutos y después aclarar. Mientras que el cubilete debes limpiarlo y echar un poco de gel limpiador o desinfectante con agua para colocar ahí la escobilla.

Esperamos que estos 10 trucos os sean de ayuda para limpiar con mayor facilidad el baño y conseguir un espacio higiénico y reluciente.