El estrés, una enfermedad subestimada

Cada vez son más personas las que padecen esta enfermedad silenciosa, y cada vez son más las que luchan para que sea reconocida como una enfermedad real. Por ello, en este artículo de hoy vamos a hacer hincapié en algo que se hace más imprescindible día a día.

¿Qué es el estrés? Causas y síntomas que originan

El estrés es, básicamente, lo que nos sucede cuando nos vemos envueltos en una situación que nos sobrepasa. Por la razón que sea, nos vemos superados por un problema, una actitud, una circunstancia… y esto origina una serie de síntomas en nuestro cuerpo y en nuestra salud que pueden llegar a ser bastante preocupantes. Primero, porque nos influencia físicamente… y segundo porque también nos afecta psicológicamente, lo cual es más impactante.

Los síntomas pueden ser de los más diversos:

  • Cansancio y fatiga. De repente, nos vemos totalmente agotados y nos empezamos a sentir extrañamente mal.
  • Dolor de cabeza, debido a la presión que ejerce sobre nosotros ese factor estresante.
  • Problemas de estómago: falta de apetito, apetito excesivo, ardores…
  • Cambios de peso: si comemos en exceso o, por el contrario, dejamos de comer, nuestro cuerpo se verá sometido a variaciones de peso.
  • Si el estrés se mantiene en el tiempo, puede provocar problemas cardiovasculares y musculares (por la tensión excesiva).
  • Entre muchos, muchos otros.

Es terrible pensar que, estadísticamente hablando, el 42% de los españoles sufren estrés. Es casi la mitad de la población española… una barbaridad.

Considero que, debido a la cantidad de personas a las que les afecta, es un tema que debemos empezar a abordar con seriedad y urgencia.

Las causas también pueden ser muy amplias:

  • Estrés laboral. Es increíble pensar que el 40% de los trabajadores y empresarios actualmente pueden llegar a sufrir estrés. Cansancio por el trabajo, arduas jornadas laborales, trabajos que no nos gustan, enfrentarnos a clientes desagradables… Son tantos los posibles factores sobre el estrés que asusta.
  • Estrés económico. Y es que la mayoría de los españoles nos mordemos las uñas por no saber si vamos a poder llegar a final de mes, pagar la hipoteca, el coche, los gastos escolares…
  • Aunque no lo creas, las personas perfeccionistas sufren de muchísimo estrés. Nunca llegan a estar del todo satisfechos con nada de lo que hacen, y esto les origina un estrés muy serio, porque buscan continuamente una perfección que nunca llegan a alcanzar.
  • Falta de tiempo libre. Y es que vivimos en un mundo con tantas responsabilidades (laborales, familiares, compromisos…) que nunca llegamos a disfrutar de lo que realmente queremos hacer. Esto nos mortifica por dentro, y nos hace llegar a plantearnos nuestra vida muchas, muchas veces.
  • Y un largo etcétera con el que no terminaría nunca.

 

El estrés deriva en enfermedades más serias

  • Enfermedades virales. ¿Que por qué? Cuando tu cuerpo se somete a un alto nivel de estrés, tus defensas menguan, ¡y los virus tienen libre acceso a nuestro cuerpo! Por consiguiente, el estrés nos baja las defensas y nos hace vulnerables a otras enfermedades víricas.
  • Trastornos menstruales. Sí, también afecta a la correcta generación de hormonas, lo que hace que afecte directamente a la menstruación. Esto quiere decir que puede originarte enfermedades tales como la ausencia del periodo.
  • Problemas psicológicos, por supuesto, tales como el insomnio, la agresividad y el cansancio crónico.
  • Problemas de piel, tales como picazones, resequedad, escozor…
  • Y un largo etcétera.

 

¿Qué debemos hacer? Trucos para combatir el estrés

Estamos en una sociedad tan acelerada que, SÍ O SÍ, necesitamos técnicas para luchar contra ese estrés que invade nuestras vidas. Ahora, vamos a darte una serie de técnicas de relajación para que, poco a poco, te deshagas de él.

  • Escucha música tranquila. O no tiene por qué ser tranquila, simplemente escucha la que te gusta. Hacer cosas que te gusten puede ser un buen aliciente para que tu cuerpo se relaje, y por todos es sabido que la música es una buena terapia para todo.
  • Meditación, la madre de las técnicas de relajación. Ponte en una postura cómoda, pon música suave de fondo, y busca una guía de meditación online que te guíe para que no te pierdas por el camino en tu propia mente.
  • Masajes, algo que viene genial para romper la tensión muscular. ¡Y para darse un capricho! A todos nos gustan los masajes, y lo cierto es que es un buen aliado para combatir el estrés.
  • Controla tu respiración. Respira hondo, exhala hondo, todo muy despacio, varias veces y concentrado. Esto te ayudará a relajarte y a destensar todo tu cuerpo.
  • Acude a un profesional que entienda del tema y pueda ayudarte. Profesionales como María Hernández Torrijo, psicóloga de Zaragoza, ofrece terapias contra la ansiedad y el estrés. Todo con técnicas para ayudarte a deshacerte de ese enemigo silencioso que, poco a poco, enferma tu cuerpo y te hace vulnerable.
Comparte
Últimas publicaciones

Como es trabajar en las alturas

Trabajar en las alturas es una profesión única que presenta desafíos únicos y gratificaciones incomparables. Desde los constructores de rascacielos