La utilidad de las aulas virtuales

Uno de los problemas más comunes a los que tiene que enfrentarse cualquier profesor hoy día es, sin duda, conseguir romper el muro de desinterés y tecnología a la que tienen acceso sus alumnos todos los días.

Ser profesor no es tarea sencilla, pero, si además de todas las dificultades que ya de por sí conlleva su puesto, le añadimos el inconveniente de que sus alumnos se despistan y no prestan atención porque tienen mayor interés hacia las redes sociales o hacia sus móviles… la cosa se le complica todavía más.

 

El COVID abre una nueva posibilidad

Con la llegada del COVID-19, se implantaron unas medidas especiales debido al Estado de Alarma que la ciudadanía tuvo que verse obligada a cumplir a rajatabla.

Todos recordamos, con total claridad, esos horrorosos meses del 2020 en los que nos vimos obligados a quedarnos confinados en nuestra casa durante una larga temporada.

Todos recordamos cómo, cada tarde a las 8, sonaba el “Resistiré”, como intento de “resistir” aquella pandemia y de animar a aquellos profesionales sanitarios que trabajaban durante horas para frenar el avance de aquella terrible enfermedad.

También recordamos todos cómo se detuvo todo: los trabajos que no fuesen de sanidad o de cuerpos de seguridad del estado, se detuvieron los centros de educación, los vuelos, las iglesias… absolutamente todo el planeta dio un freno para intentar detener el número de muertos de COVID, que no dejaba de subir.

Y, claro, con toda España paralizada y sin posibilidad de trabajo, salía una nueva preocupación que asoló a todos los españoles todo ese tiempo: “No tengo trabajo, así que no tengo dinero: ¿qué demonios voy a hacer para poder pagar el alquiler, la luz, el agua, la comida…? ¡No puedo pagarlo!”.

Todos recordamos esa angustia de no saber qué íbamos a hacer para conseguir dinero, porque, aunque en estado de alarma NO pueden echarte a la calle, muchos no se apiadaron de sus inquilinos y siguieron exigiéndoles el dinero mensual.

A pesar de todo esto, el encierre sacó lo mejor que podría haber sacado del ser humano dadas las circunstancias: la inventiva y la creatividad. Las personas empezaron a usar otras cosas y otras habilidades para ganar un dinero extra con el que poder seguir subsistiendo… y, gracias a ello, comenzó el auge del comercio online.

Pero no solo empezaron a expandirse las ventas online que hasta ahora habían existido (tales como ropa, bicicletas o tecnología). Una nueva idea surgía de todo esto… y es que las personas podían vivir de su creatividad y, por supuesto, de su arte.

Yo, por ejemplo, tuve que reinventarme y, como he escrito desde que tengo uso de razón y tengo la carrera de filología hispánica, opté por lo único que podía aprovechar para ganarme un dinerito extra cada mes: me dediqué a la escritura y a la corrección literaria. ¡Y, al menos yo, no he parado de trabajar de lo mío desde entonces!

 

La educación también se vio obligada a reinventarse

La educación es algo fundamental para todas las personas. No solo porque es bueno tener cultura y tener cierto tipo de conocimientos que pueden ayudarnos a lo largo de nuestra vida, sino porque, hoy día, sin titulaciones no puedes acceder a ningún tipo de trabajo, ya sea online o físico.

De hecho, que las empresas exigen cada vez una mayor formación no es algo nuevo. Por ello, la educación (junto a la sanidad y a la seguridad) es algo que no puede detenerse, ocurra lo que ocurra. El estado de alarma producido por el COVID-19 fue una gran aventura para este sector que se vio obligado a reinventarse para poder seguir llegando hasta sus alumnos, aunque ellos no pudieran salir de casa.

¡Las aulas virtuales también experimentaron un crecimiento abismal desde entonces!

 

¿Qué son las aulas virtuales?

Durante el encerramiento, ya no era posible salir de casa para ir a la escuela… así que hubo que buscar la forma de llevar la escuela a los alumnos.

El aula virtual es, por lo tanto, una plataforma online a través de la cual los profesores pueden acceder para subir todo tipo de temario, PDFs, actividades, enlaces para hacer actividades online, videos… Es, en definitiva, la forma alternativa que surgió para dar clases cuando el COVID hizo insostenible el correcto funcionamiento de la humanidad.

Eso, añadido a las clases vía zoom o Skype (es decir, mediante videoconferencias), hizo que la educación siguiera su curso. Ya no presencialmente, porque era imposible, pero sí mediante larga distancia. Los alumnos seguían teniendo clases con su profesor, podían entregar tareas, descargarse temarios, ver ejemplos… además, por supuesto, de ponerse de forma online a dar clases.

¡La nueva era de la educación había comenzado!

 

Las clases online tiene sus ventajas… y sus desventajas

  • Ventajas de las aulas virtuales
    •  El fin de las barreras geográficas. ¿Sabes que tus padres tenían, en ocasiones, que caminar kilometrajes para poder ir al instituto? ¿Sabes que una de las barreras más importantes de la educación es la localización del Centro educativo con respecto a los alumnos que han de acudir a él? Gracias a las plataformas online y a las aulas virtuales, esto ya nunca jamás será un problema… porque, estés en la parte del mundo en la que estés, podrás acceder a las clases cuando lo necesites. ¡Una gran ventaja!
    •  Otra cosa importante es que el gasto económico que tenías que hacer en desplazamientos desaparece. Porque ya no tienes que irte a otra parte haciendo uso de tren, coche o avión… Ahora que puedes conectarte a cualquier hora y en cualquier lugar a las clases mediante las Aulas Virtuales, no tendrás que hacer ese gasto económico y podrás centrarte únicamente en tus estudios.
    • No se corta la intercomunicación. No es un video que los alumnos vean, una grabación en la que el profesor hable y los alumnos solo deban escuchar. Al ser una videoconferencia a tiempo real, la intercomunicación nunca llega a desaparecer. Al igual que en las aulas físicas, los alumnos tienen la posibilidad de hacer preguntas sobre el tema y el profesor de responderlas, es un tú a tú que nunca llega a desaparecer.
    • Además de todo esto, el programa y los temarios siempre estarán al alcance de los alumnos. Porque no es una plataforma que desaparezca. El Internet es algo maravilloso que guarda toda la información que subas a ella, por lo que podrás acceder al temario cada vez que lo necesites, descargarlo e incluso imprimirlo.

 

  • Desventajas de las aulas virtuales
    • Factores incontrolables: la capacidad del alumno de irse de la clase en cualquier momento. Al no tener al profesor en el mismo lugar, el alumno tiene la capacidad, si lo desea, de desconectarse de la clase y alegar que la conexión es mala. Esto sin contar que a la hora de acceder a los apuntes puede pasar exactamente lo mismo. Es necesario contar con alumnos concienciados con el material, el temario y la educación para que esto no ocurra con frecuencia.
    • Al mismo tiempo, el factor desconexión real es posible. Que no haya línea, que no haya cobertura, que la línea vaya lenta… y esto no se puede controlar. Cuando ocurre, ocurre.
    • El profesor ha de estar relacionado y capacitado con las nuevas tecnologías para que no le resulten un inconveniente. Y es que no todos están acostumbrados a usar elementos tan completos como un Aula Virtual o una plataforma de Videoconferencias. A veces puede ser necesario talleres para poner al día a los profesores… y, por supuesto, la paciencia. Porque algunos profesores pueden llevar muchos años en el puesto y, aunque sean brillantes en su categoría, la tecnología se le puede resistir. Habrá que ayudarle, tanto los docentes como los alumnos.
    • No todos los alumnos tienen por qué tener ordenador. Y es que, aunque hoy día la inmensa mayoría de las casas tienen, al menos, un ordenador, es cierto que no todas las personas del mundo pueden tener acceso a uno. Esto quiere decir que las familias que no dispongan de este elemento van a tener cierto problema: porque, o bien se hacen con uno (lo que puede ser un inconveniente, si no tienen dinero) o bien otra persona les presta uno que no usen… o van a las bibliotecas públicas para conseguir acceder a las clases online. Hay que tener en cuenta este detalle, porque, al igual que facilita que alumnos en el otro lado del mundo se conecten… hay que pensar en los que tienen recursos limitados y no tienen acceso a ordenadores ni a Internet.

 

Sea cual sea el método, el aula virtual se ha convertido en algo esencial para docentes

Ya no hablamos solo de centros educativos obligatorios. Nuestros amigos de Intetf coinciden con nosotros en que, debido al auge de las empresas de exigir nuevas formaciones, el acceso a las aulas virtuales es necesario para los talleres y para las formaciones específicas. Es decir, que, gracias al incremento de nivel de la formación para acceder al mundo laboral, tan importante es que haya continuamente formación específica al alcance de todos, como que el acceso a la misma esté garantizado.

¿Eres docente o alumno? Las aulas virtuales son una buena opción para ti.

Comparte
Últimas publicaciones

Como es trabajar en las alturas

Trabajar en las alturas es una profesión única que presenta desafíos únicos y gratificaciones incomparables. Desde los constructores de rascacielos