¿Qué ropa de cama elegir?

Si quieres cambiar la ropa de cama porque está anticuada o no encaja con la nueva decoración del dormitorio, toma nota de los consejos que te vamos a dar para que tu cama sea la mejor vestida.

Es muy importante que tu cama sea bonita y confortable, además, debes optar por fibras naturales porque son transpirables y más agradables al tacto con la piel. La textura del lino es perfecta para las camas de verano, ya que es muy fresca. Además, este tejido es muy resistente y no se deforma con el uso.

Combinación de colores y estampados

Ropa de cama blanca

Opta por la ropa de cama en blanca, con diferentes tejidos, ya que es un clásico y no pasa de moda. Puedes añadir cojines de colores vibrantes como, por ejemplo, fucsia, naranja, verde…

Los profesionales de El telar de Rosa aseguran que las sábanas de suave algodón tanto en blanco como en delicados diseños aportan confort a tu descanso, del mismo modo que aconsejas estas telas de algodón y Patchwork de Cáceres para las decoraciones .

El blanco transmite una agradable sensación de pulcritud y calma, además, es cálido en invierno y fresco en verano.

Cojines con estampados

Si optas por sábanas de color rosa palo o celeste, te recomendamos que añadas cojines con estampados como, por ejemplo, rayas o dibujos florales.

Funda nórdica con estampado floral

Si prefieres una funda nórdica diferente y original, escoge una funda con estampado floral, aporta un aire fresco y natural. Añade también unos cojines lisos en una de las tonalidades de la funda.

Sábanas con estampado geométrico

Si no encaja los estampados con flores en la decoración del dormitorio, pero te apetece color para darle alegría a la habitación, te aconsejamos sábanas con estampado geométrico en un tono azul o verde.

Color rosa

Vestir la cama con diferentes tonalidades de rosa, dará un toque femenino y romántico a tu dormitorio.

Una manta

No es necesario llenar la cama de mantas y edredones, ya que la temperatura recomendada para un correcto sueño oscila entre los 19 y los 22ºC. Con una manta es suficiente, puedes escoger una de cuadros en tonos azules y marrones.

El gris

Combina el gris con los tonos neutros para vestir la cama, tanto en verano como en invierno.

Sábanas de franela

Son bonitas, cálidas y muy cómodas. La revista EL MUEBLE explica que las sábanas de franela te ayudarán a dormir a una temperatura óptima sin añadir más peso sobre ti.

Colores de otoño

Opta por los colores de tendencia y los que mejor encaja con la estación, por ejemplo, en otoño puedes vestir tu cama con tonos que recuerdan a esa estación como en naranja, verde, marrón y gris.

Colcha verde

Este tipo de colcha aporta carácter y sofisticación al cuarto. Para crear contraste añade cojines en un tono verde pero más intenso.

Sábanas en beige

El beige es un color que no puede faltar en un dormitorio elegante. Puedes combinar este tono con una colcha en rosa o celeste.

Rayas y cuadros

Atrévete a mezclar rayas con cuadros y obtendrás una cama original y distinta. Te explicamos como lo puedes aplicar, por ejemplo, elige unas sábanas de cuadros y cojines de rayas.

Romanticismo

Si quieres un estilo femenino y romántico para tu cama, combina el color rosa con el estampado floral.

Color terracota

El color terracota es energético y vibrante. Es un tono perfecto para decorar el dormitorio de primavera, así que inclúyelo en tus sábanas o colchas.

Trucos para conseguir unas sábanas perfectas

Eliminar arrugas

Las sábanas han de estar perfectamente estiradas y ajustadas, al igual que las colchas y edredones. Sin embargo, los plaids o mantas al pie pueden presentar ligeras arrugas si quieres un efecto informal. Cuando hagas la cama con las sábanas limpias, el mejor truco para eliminar las líneas de doblado, es pulverizar agua con tu fragancia preferida. Pasa la mano sobre la sábana humedecida y casi desaparecerán.

Plancha las sábanas cuando ya están casi secas pero ligeramente humedecidas, porque es más fácil de eliminar las arrugas. Para guárdalas es importante que estén frías y secas.

Limpieza

Es fundamental que las sabanas estén limpias, para eliminar los ácaros, bacterias y las células muertas de la piel y sudor. Deben lavarse al menos una vez a la semana, aunque si sudas mucho, los expertos recomiendan que cada 3-4 días.

Mejor en agua caliente, entre 40 y 60º y con un ciclo de lavado relativamente largo, es decir, más de 30 minutos. No laves con prendas de tejido de punto porque sueltan pelusas que se adhieren a la tela de las sábanas.

También puedes utilizar el bicarbonato para lavar tu ropa de cama. Es un producto que desinfecta y quita malos olores, además, si mezclas este producto con vinagre, potenciarás aún más su efecto.

Y no te preocupes si las sábanas son blancas o de color, porque ni el bicarbonato blanco ni el vinagre estropearán el tejido ni las desteñirán. Es recomendable lavar las sábanas nuevas antes de usar, porque evitarás dormir sobre una tela algo rígida debida a restos de apresto o almidón.

Secado

Puedes secarlas en la secadora, pero debes seleccionar un programa corto y a baja temperatura. Aunque también la puedes tender al aire libre evitando que les dé el sol directamente, porque si son de color para que no lo pierdan, y si son blancas no adquieran un tono amarillo.

Tiéndelas estiradas, pero si no tienes hueco suficiente en el tendedero, entonces dóblalas a la mitad, lo más estiradas.

Comparte
Últimas publicaciones

Como es trabajar en las alturas

Trabajar en las alturas es una profesión única que presenta desafíos únicos y gratificaciones incomparables. Desde los constructores de rascacielos