ISOTIPO-JUBILO

Se disparan las mudanzas de las personas recién jubiladas

Hay muchas personas en todo el mundo que sueñan con llegar a la edad establecida legalmente para la jubilación. Se trata de un momento clave de la vida humana, un momento en el que todo lo que tiene que ver con las preocupaciones laborales desaparece y se abre una etapa caracterizada por el ocio y el disfrute.

Hay muchas personas en todo el mundo que sueñan con llegar a la edad establecida legalmente para la jubilación. Se trata de un momento clave de la vida humana, un momento en el que todo lo que tiene que ver con las preocupaciones laborales desaparece y se abre una etapa caracterizada por el ocio y el disfrute. No hay que explicar entonces por qué esta es una de las etapas más felices en la vida de cualquier ser humano. Cuando se deja el trabajo, se deja de lado una buena cantidad de dosis de estrés o ansiedad. Y eso es bueno por motivos que son estrictamente de salud.

La edad de jubilación es propicia para hacer muchas cosas que no hemos tenido el valor de hacer o que, simplemente, no se nos han ocurrido por falta de tiempo. Es ideal para ir de vacaciones siempre que queramos, para centrarnos en atender a quienes más queremos y para ver todas las series y leer todos los libros que nos dé la gana. Pero también es una edad idónea para hacer otro tipo de cosas. Una de esas cuestiones está ligada al cambio de vivienda, algo que viene siendo habitual y que, además, responde a la lógica. Y es que, cuando ya no nos encontramos ligados al trabajo, tampoco lo tenemos por qué estar a una ciudad.

Una información publicada por el diario 20 Minutos aseguraba que, una vez que nos jubilamos, seguimos teniendo opciones de adquirir una vivienda. En el enlace que os acabamos de pasar podéis ver que también existen una serie de condiciones que los bancos piden. A pesar de eso, son muchas las personas que deciden marcharse a vivir a otro lugar, por lo general más tranquilo y no tan ligado a una gran ciudad. Después de un montón de años soportando el estrés de un trabajo en una gran urbe, no nos extraña que haya muchas personas que quieran escapar de eso.

Todas las ciudades sufren pérdida de población jubilada cada año… y eso no solo se produce a causa del número de defunciones. También tiene mucho que ver el hecho de que hay gente mayor que decide trasladar su vivienda una vez que no está sometida a ningún puesto de trabajo. Y ojo, que esto es algo que no solo sucede en Madrid o Barcelona, ciudades con millones de habitantes, sino que también es propio de ciudades más pequeñas. Un buen ejemplo de ello es Alicante.

Suele pensarse que Alicante es un destino dorado para buena parte de las personas jubiladas de este país. Pero la realidad puede llegar a ser muy diferente. Y es que son muchas las personas que, desde la misma ciudad de Alicante, se trasladan a vivir a otros pueblos de los alrededores para ganar algo más de tranquilidad. Así nos lo han indicado los profesionales de Mudanzas Alicante, que nos han hecho saber que esta tendencia se viene convirtiendo en habitual en los últimos años y que se espera que siga creciendo de cara a los años que están por venir.

Una tendencia que se va a acentuar con la jubilación del ‘Baby Boom’

Teniendo en cuenta cómo es la demografía de este país, es evidente que son muchas personas las que van a pasar a formar parte de los jubilados y jubiladas españoles. La generación nacida en la década de los 60 se acerca a ese retiro que lleva tanto tiempo buscando y es evidente que muchas de esas personas van a cambiar de vivienda una vez que llegue ese momento en el que dejen de trabajar.

Está bastante claro que, cuando llega la jubilación, lo que buscan las personas no es otra cosa que la tranquilidad que no han podido tener en algún otro momento de la vida. Y no nos extraña en absoluto que así sea. El trabajo muchas veces genera demasiada intranquilidad y eso es evidente que tenemos que compensarlo con mayores dosis de calma una vez que tenemos la más mínima posibilidad de eso. Se trata, además, de una cuestión necesaria desde el punto de vista de la salud mental, que necesita reposar después de tanto tiempo funcionando a toda máquina.

El hecho de que haya tantas personas que decidan trasladarse a otros municipios una vez que terminan de trabajar demuestra que, mientras estamos desarrollando nuestra carrera profesional, no estamos del todo felices con el lugar en el que residimos. Y cuando llega el momento de disfrutar de la vida sin obligaciones laborales nos damos cuenta de que hay otro tipo de lugares en los cuales tenemos más opciones de ser felices. Eso es lo que está ocurriendo no solo entre Alicante y sus localidades aledañas, sino en otros muchos puntos de la geografía española… y mundial.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones