ISOTIPO-JUBILO

Ventajas e inconvenientes de las mamparas de ducha

Las mamparas de baño son tendencia en decoración desde hace unos años. Y no es de extrañar, ya que aportan un estilo elegante y modernidad a cualquier cuarto de baño. Esta tendencia es tal que las mamparas de ducha parecen haber apartado a las cortinas. Pero, ¿cuáles son los motivos que explican el auge de este elemento? Pues en este artículo vamos a descubrir las ventajas de las mamparas de ducha, pero también sus inconvenientes. Por lo que si estás pensando en instalar en tu baño una mampara o una cortina este post te puede ser de gran ayuda para tomar la decisión final.

Las mamparas de baño son tendencia en decoración desde hace unos años. Y no es de extrañar, ya que aportan un estilo elegante y modernidad a cualquier cuarto de baño. Esta tendencia es tal que las mamparas de ducha parecen haber apartado a las cortinas.

Pero, ¿cuáles son los motivos que explican el auge de este elemento? Pues en este artículo vamos a descubrir las ventajas de las mamparas de ducha, pero también sus inconvenientes. Por lo que si estás pensando en instalar en tu baño una mampara o una cortina este post te puede ser de gran ayuda para tomar la decisión final.

Ventajas de las mamparas de ducha

  • Son más cómodas

Para muchas personas, las mamparas de ducha son más cómodas que las cortinas de ducha. Entre los motivos hay que indicar que se reduce sustancialmente el riesgo de que el agua se salga al exterior del baño y no se mueven mientras se está dentro de la ducha. Además, se concentra mejor el calor y las mamparas aíslan del ruido exterior. También, con las mamparas te puedes ir olvidando de que se te pegue al cuerpo.

  • Dan sensación de amplitud

Si optas por un modelo moderno y transparente, al instalar la mampara te darás cuenta de que el baño parece mucho más grande. Y es que tienen un efecto óptico que hará que te sientas más a gusto en el baño de tu casa.

  • Ofrecen una mejor estética

Está claro que las mamparas ofrecen una estética mucho más elegante y cuidada que las cortinas de ducha. No obstante, hay una amplia variedad de diseños y modelos de mamparas. “Las mamparas tradicionales son de vidrio transparente o traslúcido. Sin embargo, actualmente también se pueden encontrar mamparas con diseños que evocan a ciudades, la naturaleza o elementos relajantes”, confirman desde Rolltec, empresa especializada en carpintería de aluminio.

  • Hay mamparas de distintos materiales y aperturas

A la hora de comprar una mampara tienes que saber que puedes elegir entre diferentes materiales. Las más comunes son las mamparas de vidrio templado, pero las de fabricación acrílica suelen dar muy buenos resultados.

También no sólo se pueden encontrar mamparas fabricadas en distintos materiales, sino que se abren y cierran con diferentes mecanismos. Por ejemplo, hay mamparas correderas, abatibles y plegables.

  • Tienen una gran durabilidad

Si optas por una mampara de calidad, podrás tener la seguridad de que te durará muchos años. Teniendo en cuenta que “lo barato sale caro”, es mejor invertir un poco más de dinero en una mampara de mejor calidad, ya que te ofrecerá mejores resultados.

En definitiva, ahorrarte unos pocos de euros puede hacer que te decantes por una mampara de peor calidad que tiene mayores probabilidades de darte problemas en un futuro.

Y a la hora de optar por la calidad no sólo es importante el propio producto. Hay que escoger a unos buenos profesionales para la instalación. Y es que la durabilidad y el éxito de este elemento están totalmente relacionados con la instalación.

  • Su precio es asequible

Si echas un vistazo por los distintos catálogos de mamparas, podrás ver que los precios no son para nada caros. Bien es cierto, que la variedad entre las que puedes elegir es inmensa pero la gran mayoría cuentan con precios económicos. Si a eso le sumas los años que te va a durar, te será aún más barato.

Desventajas de las mamparas de baño

  • La limpieza no es fácil

Las mamparas necesitan de un mayor esfuerzo para mantenerlas limpias que las cortinas, ya que son más propensas a la acumulación de cal y moho en las guías y en los rincones o esquinas de su estructura. Además, la suciedad es mucho más visible que en las cortinas.

De esta manera, es necesario limpiar las mamparas asiduamente para eliminar cualquier tipo de residuos, desde el moho o el polvo al pelo o los restos de jabón.

Se recomienda tras cada ducha aplicar un poco de agua para eliminar cualquier tipo de resto de suciedad. Y no estaría de más contar con un limpiacristales a mano para poder eliminar tras cada uso los restos de agua y gotas, que pueden dejar marcas en el cristal tras su secado.

Y no sólo vale con limpiar tras cada uso. Hay que hacer una limpieza exhaustiva de manera periódica. Así, para limpiar una mampara con éxito y dejarla impecable hay que emplearse a fondo con un limpiador de baño, un limpiacristales o algún producto anti cal o multiusos. Escoger uno u otro dependerá del material de la estructura y de las recomendaciones del fabricante.

  • Elegir la mejor opción no siempre es fácil

Al haber tanta variedad de mamparas en el mercado, no es fácil la elección y la compra de un modelo.

Pero para que la decisión sea lo más sencilla de tomar debes pensar que es algo que usarás a diario y durante muchos años, por lo que debes tener en cuenta la estética, pero especialmente la funcionalidad. Además, si tienes cualquier duda puedes consultar a profesionales, ya te recomendarán el modelo que mejor encaje con tus necesidades y tu baño.

  • La instalación puede ser algo compleja

La instalación de las mamparas es un proceso fácil y sencillo en la mayoría de casos. Eso sí, siempre y cuando se cuente con profesionales especializados. Aunque es verdad que se puede intentar instalar por uno mismo, pero no te aseguras unos resultados óptimos.

Y es que como podrás imaginar, si la instalación no es la adecuada, eso acarreará problemas futuros, como por ejemplo fugas de agua por alguna esquina y que la mampara no haga su función correctamente.

Pero en cualquier caso, la instalación es mucho más compleja que la de una cortina de baño. Ya que la cortina la puede colocar cualquier persona fácilmente y en cuestión de segundos.

En definitiva, estas son las principales ventajas e inconvenientes de las mamparas de ducha. Unas cuestiones que es importante conocer para poder tomar mejor la decisión de optar por una cortina o una mampara.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones