Polos de leche materna para tu bebé

Muchas madres no pueden continuar con la lactancia materna porque sus hijos empiezan con los problemas de la dentición, aproximadamente a los 6 meses.

La salida de los dientes pueden provocar que la madre sienta dolores o molestias, ya que el bebé puede morder el pecho mientras amamanta. Opta por helados de leche materna antes de darle de mamar, para aliviar las encías y luego se agarrará correctamente al pecho.

Además, la lactancia materna calma a los pequeños cuando están doloridos o inquietos.
Los profesionales de Tribu Pitusa explican que la lactancia es fundamental para una crianza consciente y feliz.

La leche materna tiene múltiples beneficios para el bebé, es aconsejable que el pequeño se alimente exclusivamente de esta leche durante los primeros seis meses, porque le aporta todos los nutrientes que necesita para su crecimiento.

Muchas madres recurren a los helados de leche materna para aliviar las molestias de la dentición y para que el pequeño se alimente de forma saludable. Esta leche no pierde sus propiedades cuando está congelada.

Los beneficios de los polos de leche materna

Con estos helados puedes conseguir los siguientes beneficios:

-Alivia los problemas de la dentición.
-Le refresca.
-Es saludable y nutritivo.
-Le hidrata.

¿Cómo hacer helados de leche materna en casa?

Para elaborarlos tienes que extraerte la leche y usar moldes adecuados. Es recomendable un molde redondeado para evitar que las aristas heladas puedan dañar la boca del pequeño.

Para preparar estos helados debes tener en cuenta la higiene. «Es muy importante que los recipientes no tengan sustancias tóxicas. Fíjate en el etiquetado. Deben estar libres de Bisfenol A o BPA. Se trata de un componente químico que se usaba antiguamente en la fabricación de plásticos», informa el diario El Confidencial.

Este componente es muy peligroso, porque en bebés se asocia con alteraciones hormonales. Los moldes deben estar muy limpios y emplea productos que puedas lavar fácilmente, aunque estos recipientes también puedes introducirlos en el lavavajillas o en el esterilizador.

La cantidad dependerá del tamaño de los moldes. Al ser un producto natural, durará menos tiempo en la nevera y se derretirá más rápidamente.

Si descongelas los polos no los vuelvas a meter en el congelador. El pequeño puede sujetar el helado, pero no lo dejes solo con él. A estos helados puedes añadirle otros ingredientes, para cambiar de sabor.

Opta por diferentes frutas para conseguir helados muy saludables y cremosos. Para dos polos bates unos 40 ml de leche materna con un plátano o cuatro fresas, después se pone la mezcla en el molde y se congela.

Prueba con diferentes frutas como sandía, mango, piña, frutos rojos, uvas, melón, etc. También puedes utilizar la zanahoria o frutos secos. Pero nunca enteros, añade la crema de cacahuetes o avellanas casera.

Si quieres endulzar estos polos no recurras al azúcar, opta por un poco de miel pura a partir de los 12 meses. ¡Tu bebé disfrutará de unos polos sin aditivos!

Cómo conservar la leche materna

Para conservar la leche materna debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

-«Higiene de manos antes de manipular la leche. No es necesario lavar el pezón, con la ducha diaria es suficiente», informa la Asociación Española de Pediatría (AEP).

-Una vez extraída, lo ideal es etiquetarla con la fecha y la hora de la extracción.

-Tras la extracción, congela la leche cuanto antes. Se recomienda hacerlo en las primeras 24 horas desde la extracción.

-No congeles demasiada leche, lo ideal es 60-120 ml. Porque una vez descongelada, se tendrá que tirar.

-Si no quieres preparar los polos, pero vas a utilizar esta leche para otras recetas, también puedes conservarla en la nevera. Debes colocarla en la parte más fría del frigorífico, es decir, al fondo o en la zona más baja. No es aconsejable ponerla en la puerta de la nevera, porque en esa zona la temperatura no es constante.

Platos con leche materna

La leche materna para hacer la papilla

A partir de los seis meses el bebé comienza con las papillas, ya que contienen cereales ricos en vitaminas y minerales. La leche materna también es posible añadirla a estos cereales.

Además, de esta leche puedes preparar las papillas con agua, caldo o leche de fórmula. Pero si optas por la leche materna le aportará a tu hijo innumerables ventajas.

También, se recomienda, seguir dando el pecho. Si calientas la leche demasiado pierde muchas células inmunológicas, pero no se modifican los nutrientes.

Papilla de pollo y verduras con leche materna

En este plato se sustituye el caldo de pollo por la leche materna. Su textura será un poco más untuosa.

Puré de aguacate con leche materna

Es una receta muy rica y saludable, para prepararla es necesario machacar medio aguacate maduro y un poco de leche materna con un tenedor. Si quieres una textura más fina puedes batir esta mezcla.

Comparte
Últimas publicaciones

Como es trabajar en las alturas

Trabajar en las alturas es una profesión única que presenta desafíos únicos y gratificaciones incomparables. Desde los constructores de rascacielos